Foro Espacio Abierto: A pesar del agravamiento inminente de la situación, siempre existe “una luz al final del túnel”

ECONOMÍA Y POLÍTICA: BINOMIO INDISOLUBLE PARA SOLVENTAR LA CRISIS

Severas reflexiones sobre la agobiante crisis económica que mantiene en jaque a la sociedad venezolana en todos sus niveles  se ventilaron en el marco del foro ¿Venezuela al borde del colapso? organizado por la Fundación ESPACIO ABIERTO y que reunió profesionales de la talla de Ronald Balza, Tamara Herrera y Humberto García Larralde con la moderación de Aníbal Franquiz.  

LA CRISIS ES  DE VIEJA DATA Y LAS SANCIONES INTERNACIONALES, UN CONVENIENTE “CHIVO EXPIATORIO”

De forma resumida pero implacable, la economista Tamara Herrera, Directora de Síntesis Financiera se paseó en su exposición por todos y cada uno de los factores que han contribuido a la incubación de nuestra vulnerabilidad económica como nación y que la llevan a afirmar sin rodeos  que “Venezuela  YA está en fase de colapso” como respuesta a la pregunta motivadora del foro.

“ El papel avasallante del gobierno como agente económico controlador, el estado de derecho menguante,  el derecho a la propiedad debilitado que coarta la inversión a largo plazo, la sobre regulación laboral con aumentos salariales compulsivos, los subsidios ineficientes, el financiamiento monetario del déficit fiscal, el endeudamiento externo desordenado son todos factores que se unieron con la caída intensa y prolongada de precios y producción petrolera para crear una presión estructural que tiene nuestra economía en shock.

Al respecto, criticó severamente la discrecionalidad y opacidad en cuanto a la información económica, el control de cambio “irracional”  y el “modo electoral permanente”, todo lo cual  incide en la promoción de lo “coyuntural” por encima de la inversión en desarrollo, arrastrándonos a la penosa situación que hoy vivimos.

Herrera no desmerita el peso de las sanciones financieras internacionales en el desarrollo de la crisis, pues entorpecen las transacciones por sobrecumplimiento de la norma americana por parte de entidades financieras internacionales, convirtiendo estas medidas en un conveniente “chivo expiatorio”.

“Podemos hablar de un pronóstico de inflación que podría superar el 2000% para final de año. –aseveró al tiempo de augurar un agravamiento del entorno económico aún mayor para 2018.Se hace imprescindible tomar medidas pero sin lugar a dudas una reforma fiscal exitosa no puede llevarse a cabo sin “lavarnos la cara” como nación a fin de lograr gobernabilidad y credibilidad tanto a lo interno como a lo externo. Un Liderazgo político incluyente se hace indispensable para avanzar – sentenció.

LA SITUACIÓN VA A EMPEORAR PUES NO SE VISLUMBRA ESCENARIO OPTIMISTA A CORTO PLAZO.

“Si no se resquebraja la alianza entre militares y la cúpula chavista no es posible avanzar”, aseveró el presidente de la Academia de Ciencias Económicas, doctor Humberto García Larralde  quien atribuye a la lucha entre mafias oficialistas el hecho de que no se haga nada para detener la estrepitosa caída  acumulada del 37% del producto interno  bruto con respecto al año 2013, cifra que nos convierte en objeto de estudio a nivel internacional.

El académico criticó fuertemente la excesiva dependencia de lo importado, la sustitución de la importación doméstica y la destrucción del aparato productivo así como también la emisión de dinero inorgánico que  unido a la caída de los precios del petróleo obligan a calificar como “lúgubres” los pronósticos a corto y mediano plazo.

Para  García Larralde el cambio viene,  pero en ninguno de los cuatro escenarios que se plantea nos enfrentamos a una situación optimista. Un colapso con su consecuente expresión bajo la figura de estallido social no puede descartarse- dijo. Un estancamiento como el que vivimos en estos momentos al estilo “como vaya viniendo vamos viendo” nos ahogaría aún más. Otra posibilidad cierta es un gobierno atrincherado resguardado en una brutal represión.  Por otro lado, la oposición tiene la posibilidad  de ganar electoralmente en cuyo caso deberemos desarrollar esfuerzos titánicos para lograr la gobernabilidad y credibilidad necesarias para acometer la crisis. En todo caso, el acontecer político está señalando el camino.

UN PROBLEMA DE CONEXIÓN  Y CONVICCIÓN

El Decano de la Facultad de Economía de la UCAB Ronald Balza, concentró su participación en una sentida reflexión en cuanto a que la discusión sobre el tema económico ha quedado siempre en segundo plano  entre los sectores democráticos de la sociedad.

“La economía debía estar en el centro del debate pero la actitud ha sido siempre evadir el tema.”  Se ha pretendido que hablar sobre subsidio a la gasolina, privatizaciones o dolarización no es política y electoralmente rentable lo que nos ha llevado a no tener reacción cierta ni discurso cohesionado para contrarrestar el de la  “guerra económica”, por ejemplo.   Estamos obligados a tocar los temas sobre los que hay resistencia  porque estamos todos en medio de un proceso destructivo que solo podremos superar sobre la base de la conciencia colectiva. –dijo

Solemos subestimar a los que nos escuchan sin tomar en cuenta que sólo a través de la compenetración de la sociedad se puede acometer un esfuerzo de reconstrucción que sustituya el actual esfuerzo de “escape” que nos está llevando por el despeñadero. Es necesario comprometer a la población mediante un proceso educativo sobre planes económicos concretos.

Frente a la pregunta que inspira el foro, Balza polemiza en cuanto a la definición de colapso. “Se detiene el Guri y se paraliza todo” Eso aún no está planteado pero sufrimos las consecuencias de no hacer lo que se debía  y se podía a tiempo. Hoy contamos con un parque industrial con una capacidad ociosa del 60 % lo que permite ubicar en un 70% la posibilidad de colapso parcial al que nos enfrentamos.

Según Balza, las sanciones internacionales no tienen mayor efecto pues “de todos modos no nos iban a prestar más. Urge garantizar una gobernabilidad mínima basada en una inclusión genuina,  sincera y constructiva que  permita unificar el control de cambio, acceder a financiamiento internacional, generar un marco regulatorio para posibles privatizaciones y echar a andar la el parque industrial ocioso de respuesta rápida.

La mesa está servida para el diagnóstico y la reflexión sobre estos temas que tanto nos afectan a todos.