Esta Navidad; por Oscar Hernández Bernalette  

Estamos ante  una de las navidades mas tristes que hemos vivido los venezolanos en décadas. Este es un país golpeado por todas partes. La crisis social y económica tiene traumatizado al pueblo venezolano. 

La sensación de país en ruinas, se percibe a lo largo y ancho de esta geografía. Hay que ver los rostros de nuestra gente, percibir los nuevos olores en las ciudades, contemplar la tristeza de  la gente en el  metro de Caracas.  Ver circular por la calle a miles de niños solos  fácilmente  nos permite concluir que el país esta desesperado ,que  se ha empobrecido, que la ilusión se desvanece, que el hambre golpea los estómagos y a la siquis de la mayoría de los venezolanos.

 

Quien puede estar contento en una navidad cuando la familia se ha divido, se ha desintegrado, porque quienes gobiernan han empujado a casi tres  millones de venezolanos a dejar su patria en busca de nuevas oportunidades. No solo  es la crisis  económica, es la inseguridad que azota nuestras ciudades, urbanizaciones, nuestros barrios. La gente se va por miedo, por falta de  trabajo decente, por culpa de la escasez, porque ven un futuro incierto. Esto no es un designio de la historia, es la consecuencia de tener con un mal  gobierno. Es  un crimen que tengan la responsabilidad de conducir esta nación. Es simple, los que ostentan el poder,  han tomado decisiones no solo erróneas, sino contraproducentes que en vez de dar mayor calidad  de vida a sus habitantes los han empobrecidos mientras que ellos se han enriquecido. Que importan los resultados electorales si la realidad es evidente. El campo desamparado, la mayor inflación del planeta, insalubridad por todas partes, contrabando y fechorías a la vuelta de la esquina. La gente desconfía de la autoridades y quienes están al mando ven al pueblo como imbécil, fácil de engañarlos  y en su nombre enriquecerse. Para el gobierno es otra la  navidad , disfrazada con propaganda oficial, con mensajes cursis de embajadas, con parrandas sin tradición, con espectáculos huecos.

 

Para la mayoría será una triste navidad ,para los  que están y los ausentes. Venezuela tiene que dar un cambio, los venezolanos se merecen mucho mas.

Este artículo refleja la opinión personal de nuestro colaborador y no compromete la visión de la Fundación Espacio Abierto